La pragmática de los “enamorados”

by Omar Fuentes

Hablando de pragmática…

Estaba con mi esposa viendo la cartelera luminosa del cine, simplemente para saber qué película iniciaba en breve para saber qué película veríamos esa tarde.

Dicha tarea no nos habría tomado más de unos segundos. Sin embargo, una pareja que se encontraba al lado de nosotros nos ‘obligó’ a quedarnos ahí detenidos más tiempo de lo usual.

Aquí, la conversación:

- ¿Cuál quieres ver?
– La que tú quieras.
– ¿Te late [la película] X?
– Ajá.
– OK. ¿Segura?
– Lo que pasa es que a lo mejor me quedo dormida.
– ¡Ps si ‘stabas tan cansada para qué me dices que vayamos al cine!
– …
– ¿Nos vamos?
– No, para nada… [pasan 10 segundos] Es que siempre tenemos que ver la película que tú quieres.
– ¡Yo te pregunté cuál querías ver!
– Pues es que tú ya deberías de saber.
– ¿Cómo?
– ¡Que tú deberías de saber cuál es la que quiero ver!
– ¿Y por qué no mejor me dices?
– Porque tú no vas a querer ver ésa.
– Dime, ¿cuál quieres ver?
– [La película] Y.
– Ps OK. Vemos ésa.
– ¡Pero tú no quieres!
– ¡Sí quiero!
– No. A fuerzas mejor no.
– No es “a fuerzas”. Si quieres ver ésa ps ésa vemos, ¡carajo!
– ¿Ves? Así no quiero.
– ¿Segura?
– Sí.
– Entonces vemos X.
– Típico. ¡Siempre terminamos viendo la que tú quieres!

En ese momento, Sil y yo tuvimos que alejarnos porque finalmente se dieron cuenta que no nos estábamos riendo de la cartelera.

{ 8 comments… read them below or add one }

Leave a Comment